Momentos graves, políticos irresponsables y buscones, frente a una sociedad empachada de basureo televisivo

VOX, con más sentido de Estado, cede para evitar un gobierno de izquierdas en Madrid.

Vivimos momentos de extrema gravedad, medio ocultos tras los velos de los bronceados y las copas de las terrazas al fresco del atardecer mientras se comenta el último cotilleo de esto o aquello o se farda sobre la escapada a tal o cual paraíso turístico de moda. En mi caso, liberada de estas frivolidades del ego, opto por sentarme en la escalera de mi casa en medio del monte, oler las petunias y escuchar el canto de los pájaros y el estridor de los grillos a lo lejos. Ajeno a toda esta bendición estival, el atanor de la política bulle a fuego descontrolado y transmuta lo fétido en vomitivo. Nada que ver con los míticos alquimistas que transformaban el caldo mercurial en oro, metáfora de nuestra transformación interior a través del conocimiento y la evolución del alma.

En medio de esta incertidumbre, Sánchez se prepara para salirse con la suya y gobernar, o nuevas elecciones y perpetuarse veinte años seguidos, como tiene previsto, según comentan algunos allegados al doctor de la falsa tesis plagiada. Como eran novatos en esto de los fraudes electorales, el de las pasadas elecciones no estuvo bien ajustado y el algoritmo les jugó una mala pasada y se descubrió el pastel, aunque parece que pasó inadvertido y muy pocos denunciamos.

No fue posible el pacto con Podemos. Iglesias quiere poder para transformar nuestra nación, no solo en el ámbito territorial e institucional, que también, sino nuestras almas, para vivir en un supuesto infierno terrenal de su diseño y autoría. Tridente ya tiene hace tiempo y sabe manejarlo. Sánchez no es mejor, pero lo disimula más al presentarse como hombre de Estado y declamar su retahíla de frases engoladas y sinsustancia. También, todo hay que decirlo, va mejor planchado, más duchado y con los dientes más limpios.

Tezanos ya anda ensayando la tendencia. Según ese chiringuito carísimo  llamado CIS, al servicio de los socialistas, los españoles ya hacen cola para votar a Sánchez masivamente. Mayoría absoluta, no, lo siguiente. Los periodistas le siguen la corriente ayudando así en el proceso de maceración de una sociedad que en los últimos diez años ha ido evolucionando y “cultivándose” con elixires nutritivos como Sálvame, Gran hermano, Supervivientes o los contenidos políticos del duopolio, igual de basurientos. Con todo esto, no es de extrañar que las cosas estén como están y que tengamos la política y los políticos que nos merecemos. Aun así, tengo que corregirme a mí misma, porque sigo creyendo que la gente no quiere a los herederos de la ETA cogobernando, ni a los golpistas campando a sus anchas, ni muchos otros disparates que están teniendo lugar. Y, además, creo firmemente que  hubo fraude en las pasadas elecciones y que lo habrá en las próximas, al menos lo intentarán, y mejor organizado. Una solución sería no eliminar los votos después del recuento y conservarlos un tiempo por si hay que cotejarlos con las actas. Es la única manera de eliminar el fraude digital en el volcado de la información. Está visto que lo de los interventores se quedó obsoleto e incompleto. Hablaremos de esto en septiembre.

En la Comunidad de Madrid, gracias a VOX, no gobernará la izquierda. A pesar del apartheid de Ciudadanos, VOX ha demostrado tener más sentido de Estado y ha cedido en sus propuestas. No es nada fácil llevar a cabo el proyecto de valores de VOX, que llega con unos cuantos años de retraso. Nuestros gobernantes nos han ido metiendo el caballo de Troya de la ideología de género y el movimiento “queer” y la sociedad está demasiado encanallada, desinformada y desnortada. La inmigración ilegal es otro tema delicado del que no se puede hablar, aunque violen. Ya circula por ahí el dicho: “Si es morito, no es delito”. Otro tema difícil, programado desde muy arriba. Está bien que hayan facilitado el gobierno, aunque yo hubiera respetado cualquiera de las opciones. Después de la traición de Almeida respecto al  Ayuntamiento, del comportamiento tan sectario de Aguado y el “descafeinamiento” de Ayuso, mis esperanzas se han ido esfumando y mis apoyos también. Ojalá me equivoque, pero creo que no se diferencian mucho de la izquierda, salvo en lo económico. De hecho, el Madrid Central que tanto criticaban,  esa especie de muralla de Carmena, ahí seguirá. Se rindieron a la primera. Total, promesas para no ser cumplidas, que decía Tierno. En cuanto a los sillones, mucho hablar pero parece que eran pocos y hay que aumentar las consejerías.

Algunos medios de comunicación ya pueden respirar tranquilos, porque verán saneada la economía de sus empresas. Tenía que llegar el PP con el maná. De ahí que se denostara tanto a VOX al ver que no iba a tener la combinación de la caja fuerte. Díaz Ayuso será ahora la dueña de los dineros. Y hablando de dinero, va a necesitar suerte la presidenta cuando empiecen o, mejor dicho, continúen rebuscando en sus presuntos asuntos económicos familiares, la donación del piso, un supuesto alzamiento de bienes y el préstamo de 400.000 euros de Avalmadrid a su padre, que nunca se cobró. Al lado de esto, las cremas de Cifuentes podrían quedarse en nada. Y nada fue, pero fue un nada muy caro.

Esta entrada fue publicada en Acceso a Mis artículos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario