La España cautiva y desarmada de Mariano Rajoy

Finalizado el premio del mes sabático por alto rendimiento, regreso a la realidad del foro y contemplo a los gladiadores de la justicia desesperanzados y exhaustos ante la trampa del juego mortal que escenifican. Alguien siniestro ha cambiado las reglas del juego y deben continuar, aun a costa de pasar por el ninguneo más abyecto. Pero son valientes y están entrenados para eso. Lo peor es que el público, impasible y desganado, al que le bastan dos tardes para saturarse de sinrazón, ni siquiera aplaude. Sus focos están dirigidos a la hipoteca, el partido de fútbol, las vacaciones, las rebajas, la barbacoa y que los niños aprueben aunque no sepan hacer la O con un canuto. Así de triste y así de simple. ¿Para qué más?

El golpe de Estado es apoyado por gobernantes como Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

El golpe de Estado de Cataluña es apoyado por gobernantes comunistas como Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

En España estamos asistiendo/viviendo la consolidación de un proyecto trazado con escuadra y compás sobre baldosas negras y blancas. Los proyectistas no se quitan el mandil ni para dormir, si es que duermen, porque mucho me temo que entre ellos hay vampiros de los clásicos, de los que salen de noche y de día duermen en sus ataúdes. Lástima que no haya cruces de plata o estacas de madera y ejecutores certeros que apunten bien al corazón, a lo Bram Stoker. Esta situación no se entiende con los datos que nos envían las agencias de comunicación. No es una cuestión de simple  causa-efecto. Nos hemos acostumbrado a que nos digan qué es lo que tenemos que ver y, por inercia, obedecemos. Por ejemplo, el tema de Cataluña es de locos: hay un tipo racista, xenófobo, que no respeta la ley ni la Constitución, incitador al odio y un montón de cargos según las nuevas leyes progres y, sin embargo, creo que es presidente de la Generalidad en representación del enano de Gerona, que gobierna desde Bélgica o algún lugar perdido de Europa. Pues el ministro Catalá está deseando negociar, mientras Rajoy espera a que cometa una ilegalidad para pegarle dos nalgadas. Esto se llama estrategia de la confusión. Se emplea con los animales a los que se entrena. Se les rompe la mente para propiciar una situación de estrés continuo y que obedezcan. Por eso la gente está tan confundida incapaz de reaccionar. Está “mastrucada”, que decía una vieja sirvienta de casa de mi marido. No importa si Rajoy le vende a Urcullu la desmembración de España, la excarcelación de los presos, y quién sabe qué más. Dicen que para librarse del banquillo.

Que la pareja podemita, Iglesias-Montero, se haya comprado un casoplón en una urbanización de clase media alta no me causa sorpresa. Estos progres, en cuanto suben un poco son los más horteras y enseguida se apuntan al desayuno con caviar y champán, y si me apuran, con diamantes. Son así los de Cuba, los de Venezuela, y así eran los de la II República española. Están en contra de los lujos de los demás, pero a ellos les fascinan. Están en contra de la propiedad privada, pero ellos roban todo lo que pueden y expolian a diestro y siniestro para ser los únicos dueños. ¡Incluso les gusta el arte clásico! Esto sí que me parece contranatura. Y si la cosa sale mal, se organizan para sacar el alijo del país.

Volviendo a los gladiadores, siento el acoso que sufre el juez Llarena y el resto de los que defienden la causa contra el Procés. ¿Qué les decimos a nuestros niños cuando nos digan que quieren ser jueces? ¿Que se dediquen a la delincuencia de guante blanco? ¿Qué se preparen para el mal? Pero todo esto no es casual. El caos hay que organizarlo, aunque esto parezca una contradictio in términis. Y las caras ocultas, cada vez se hacen más visibles, como las fundaciones Open Society, de George Soros, sionista/ mason/illuminaty, representante del mal donde los haya. Este reptil financia la izquierda radical en todo el mundo –por eso los de Podemos se pueden comprar casas millonarias—,financió la manifestación feminazi del 8 de marzo, financia la ideología de género, las femen, el lobby gay, el acoso a los jueces, el separatismo catalán, y cuanta fisura que pueda crear desestabilización social. Tiene delegaciones en todo el mundo, y algunos gobiernos responsables lo han expulsado de sus países. ¡No nos caerá a nosotros esa breva!

Mientras tanto, Rajoy dirige la vista a su ombligo mientras las volutas del puro habano tiñen de azul su campo áurico. Esto se veía venir, aunque no tanto ni tan rápido. A Rajoy le hemos llamado mala gente, malvado, perverso y cuanto calificativo hay en el “drae”, pero no es suficiente para definir al personaje. Siento que no sea catalán en lugar de gallego. Rosalía, Concepción y Emilia, por honrar a tres gallegas insignes, deben estar llorando. La verdad, no se puede ser más siniestro ni odioso. ¿Será que le han robado el alma? ¿Será que la ha vendido? Yo creo que sí tenía. El que no la tiene es Sánchez, que descongela la ley de “muerte indigna”, para que los viejos se vayan al otro barrio cuanto antes y no molesten. ¡Y encima lo venden como favor! Nazismo puro y duro del bueno. ¿O no? Hablaremos de esto.

Esta entrada fue publicada en Acceso a Mis artículos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.