Hay que “soterrar” la ideología de género.

¡Ya está bien de dar la matraca con esa cosa del género! No voy a explicar la diferencia en género y sexo, porque ya lo hice en otros trabajos. Ahora quiero decir basta de engaños aderezados con eufemismos ad hoc, que vamos incorporando según nos llegan de no sé sabe dónde, aunque en el fondo del proyecto de ingeniería social y cultural que padecemos, siempre está la, para algunos ingenuos, sacratísima ONU, una de las entidades más corruptas del mundo, con sus organismos internacionales, FAO, UNESCO y OMS. Quiero decir basta a la manipulación de las palabras, en concreto, a esta cosa esperpéntica del género, que a todo el mundo atraganta, pero que nadie vomita ni escupe. Basta ya de normas de comportamiento por parte de personajes cavernícolas que tienen que aprender a ser civilizados.

Rita Maestre, concejala "asaltacapillas" le viene por haber haber irrumpido medio desnuda en la capilla durante la celebración de la misa.

El apodo de “asaltacapillas” le viene por haber haber irrumpido medio desnuda en la capilla durante la celebración de la misa. También le gusta hacer uso del las frases: “Menos rosarios y más bolas chinas” y “Arderéis como en el 36″. Todo un honor para Madrid, tener concejalas de este perfil.

Las mujeres estamos hartas de las ideas desquiciadas de un grupo de locas/os que lograron imponer sus ideas contranatura en los foros universitarios corruptos de mediados del siglo pasado –Margaret Sanger, Margaret Mead, Alfred Kinsey, Clarence Gamble, Simone de Beauvoir, todos con comportamientos sexuales aberrantes— y que irrumpieron con fuerza a raíz de mayo del 68, de la mano de Germaine Greer, Kate Millet y Shulamit Firestone, para, entre otros fines, crear un mundo nuevo con la mujer como protagonista única, y dar sentido a una izquierda que ya no tenía nada que reivindicar, una vez resuelta la lucha de clases. Por eso, desde la ONU, todo lo relacionado con el tema de las mujeres, sobre todo su sexualidad, ha pasado a considerarse como tema político y, en concreto, en el apartado de género.

Margaret Sanger

Margaret Sanger, aparte de activista a favor del aborto, la eugenesia y la eutanasia, y de la esterilización de las mujeres pobres y de etnias consideradas inferiores, defendía la “caza” y asesinato de negros por parte del Ku-Klux-Klan. Sanger había visitado a Hitler para apoyarlo en su genocidio.

Lo realmente terrible es que estas ideas, aprobadas en las conferencias internacionales de la Onu, salen prácticamente cocinadas para ser aplicadas pues, de facto, están por encima de las leyes de los estados. Por eso, en municipios que aún no tienen agua corriente en todas las casas o adolecen de servicios importantes, hay observatorios de género. ¡Como se lo cuento! Un disparate contra el que nadie se atreve a pronunciarse, primero por miedo a salirse de la manada e ir contracorriente de lo que dicta el sistema, y segundo, por ignorancia, porque, en general, se ignora que el tema del género no tiene nada que ver con la igualdad y los derechos de la mujer. Este esperpento va de otra cosa. Se trata de enemistar a hombres y mujeres, a hacernos enemigos irreconciliables, para que el Estado actúe de mediador y así tener más poder sobre las vidas y haciendas de sus ciudadanos. Esto está haciendo un daño social terrible. Se ha creado una lucha artificial cuya consecuencia es dolor y desavenencia en padres, en madres y en hijos. La desafortunada e injusta Ley de violencia de género, está contribuyendo a la desestabilización de muchas familias y parejas. Muchos creen que es una ocurrencia de Zapatero, pero no es así. Él fue solo un alumno aventajado que se prestó a que sus legislaturas fueran un campo de experimentación social. Y creo que hemos pasado la prueba con nota, pues la sociedad española, que quería quitarse el sambenito de antiabortista, atrasada, católica y medio gris se lanzó en brazos de la modernidad del abismo. Y ahora casi es tarde para decir basta, porque cada ley sobre esto es más restrictiva.

Yo me declaro completamente ajena a ese gremio de desestabilizadas; y como yo, casi todo el mundo normal. No conozco a nadie sensato, ni hombre ni mujer, que no esté en contra de esta ideología totalitaria. Excluyo, claro está, a la tropa política de todos los colores, que es el gran verdugo del sentido común en esta materia.

Se habla estos días de Rita Maestre, alias Pitita la asaltacapillas, por el “soterramiento de género” de la M-30 y su impacto. Por más que busqué, no encontré a nadie que me explicara cómo afecta el soterramiento a las mujeres, pero de ella podemos esperarnos cualquier cosa y no sé por qué nos sorprendemos. Sabemos que son gentucilla sin formación, salida de las hordas estudiantiles que no habrían llegado a nada si los del PP no hubieran andado con sobres y finiquitos en diferido, si hubieran gestionado mejor el tema de los desahucios, si no hubieran cargado la crisis sobre los más desfavorecidos, en definitiva, si hubieran gobernado mejor mirando al votante y no a las Cajas de ahorros defraudadoras salvándolas del desastre, a nuestra cuenta. Si no se hubiera gobernado de espaldas a los ciudadanos, muy posiblemente no se habría llegado a esta situación de demolición total del viejo sistema. Pero, volviendo a lo del género, Cifuentes es aún peor que la Maestre y tiene ocurrencias del mismo cariz. Ella es más progre que Carmena. Hace tiempo que le hemos visto el plumero, desde que, hace unos años, propuso eliminar de los estatutos del PP toda alusión al humanismo cristiano. Sus megapancartas y coqueteos con los del colorín y sus denuncias a quienes abogan por educar a sus hijos en los valores de la antropología natural, también son conocidas. Al Partido Popular, de cristianismo no le queda nada, y a ella el mandilín le sienta de maravilla, a juego con sus tacones de Gucci.

 

Publicado en Acceso a Mis artículos | Etiquetado , , , , , , , , , | Comentarios desactivados

Navidades del exceso y la horterada, pero sin Niño Jesús

Viene bien recordar la consigna latina ne quid nimis, traducida de medem agan, que rezaba en el frontón del templo de Apolo en Delfos, antes de convertirse en una ruina para turistas asilvestrados, a los que hay que recordar que no se lleven las piedras o que no se suban a ellas para hacerse fotos. Su traducción al castellano es “nada en exceso”. Los clásicos griegos y latinos hablaron de normas conductuales y de la mesura. De algunos no sabemos con exactitud ni el año de su nacimiento y muerte, pero hablaron de casi todo, y bien; por eso hay que releer a los clásicos de vez en cuando.

Nacimiento de Cristo, de Rogier van del Weyden

Nacimiento de Cristo, de Rogier van del Weyden

Hoy vivimos en el mundo de los excesos, de la exageración, de la estridencia, del histrionismo, del culto a lo feo, de la horterada permanente en busca emociones con las que avivar nuestras almas vacías. La economía mal entendida, o mejor dicho, mal aplicada, emponzoña nuestra existencia y nos convierte en meros robots programados para consumir sin límite. No es nada original hablar de los excesos navideños en los que, año tras año, todos caemos. Hay que dinamizar la economía, pero a costa de nuestra paga extra, llenándonos de cosas que no necesitamos y que, además, nos perjudican el cuerpo y el alma. Incluso las redes sociales este año se han pasado de la raya. ¿Cuántos vídeos, fotos y gifs habremos recibido y enviado de manera compulsiva, como si fuéramos androides? ¿Cuántos regalos hemos hecho o recibido, con el tique de compra, por si no era el “acertado”? Hemos llegado al extremo de regalar pidiendo perdón y con cierto complejo de culpa por si no es del gusto del agraciado. Somos irracionales con diploma.

Estas palabras no pretenden ser ni una reprimenda ni una exaltación del ayuno. El roscón, el mazapán, el champán, las felicitaciones y los regalos, sí, pero en sus dosis. La voracidad y la gula –otro tema de los clásicos— de estos días la pagan los capones, cochinillos, pavos y corderitos. ¡Ellos están deseando que llegue la Navidad para acudir a la piedra sacrificial de nuestras mesas adornadas de estrellas y ramitas de acebo! El sangriento sistema de la cadena trófica es el invento más atroz del Demiurgo. No me cansaré de pedirle explicaciones al Creador por algo tan mal diseñado, a base de tanto dolor. ¡Esto sí que es un misterio formidable!

Adoración de los Magos, de Giotto

Adoración de los Magos, de Giotto

Dicho todo esto, y más allá de recuerdos y nostalgias –que habelas hailas— desde esta humilde columna, reivindico la Navidad de antes, con significado, con fundamento, con corazón. La Navidad del Belén en casa, los villancicos, los versos al Niño Jesús, la Misa de Gallo, la cena en familia con los chistes y anécdotas de siempre, y el día de Reyes. La Navidad que nos hacía a todos ser un poco mejores, al recordar que un rey muy malo y envidioso, Herodes, trepado en un castillo –así era en el Nacimiento de casa—quiso matar al Niño Dios y tuvieron que huir los tres, montados en una burrita. Los especialistas en historia antigua nos desvelaron que tal viaje a Egipto nunca tuvo lugar. No importa. Sea realidad o patrón literario para revestir la figura del héroe civilizador, como dice Mircea Eliade, así fue pintado por los pintores primitivos, los flamencos y los del Renacimiento, y así figura en el imaginario colectivo.

Descanso en la huida a Egipto, de Patinir

Descanso en la huida a Egipto, de Patinir

La Navidad de hoy es todo, menos Navidad. En los alumbrados de las ciudades, ni una alusión a la Sagrada familia, a los reyes o a los ángeles. Solo luces, figuras desprovistas de significado y estrellas, pero ¡estrellas sin la cola!, no vayan a hacernos recordar que es la estrella de Belén que guió a los reyes hasta el portal. En el marco de la dictadura de lo políticamente correcto dicen que es por respeto a la diversidad. En realidad es para no herir a los envalentonados musulmanes con alusiones a Aquel que vino a establecer –por encima de castas y clases— la igualdad entre los seres humanos, y a darnos la fórmula magistral para librarnos del mal: “Amaos los unos a los otros”. Se trata, en verdad, de un mensaje muy revolucionario y por eso llevan siglos tratando de matarlo, como a su fundador.

Ser cristiano hoy, un buen cristiano, es ser antisistema. Porque el auténtico cristiano está en contra de la usura del sistema financiero, de la corrupción política e institucional, de las mentiras de la ciencia y el sistema alimentario, del asesinato sistemático de bebés en gestación, de la muerte por eutanasia, de las mentiras de la Big Farma, de la antropología desnaturalizada, de los eufemismos para engañar a los ingenuos, en definitiva, de los que, contra el gran regalo de Cristo, quieren desviarnos del camino recto y hacernos permanecer aborregados en nuestra etapa animal, en un estado de zombificación crónica que nos hace incapaces de reaccionar. La Navidad de verdad, nos hace reflexionar en todo esto.

Respetamos, desde luego, a quienes no celebran nada, como un acto de rebelión contra el consumismo, y lo mismo a los que acuden a Stone Henge o al Machu Picchu a cargarse de energía el día del solsticio. Ahora bien, nuestras navidades deben seguir siendo lo que fueron siempre. Y en vista del esperpento, que cada año va in crescendo, sería bueno que los ayuntamientos se abstuviesen de organizar actos religiosos, como las cabalgatas. Les queda el resto del año para organizar carnavales, orgullos gay, saturnales y dionisíacas, sin necesidad de contaminar una tradición que para los católicos es sagrada. En cuanto a los mensajes navideños que circulan al por mayor en las redes sociales, entre mucha bobada, algunos tienen una gran carga espiritual, pero sin aludir en ningún momento al mensaje cristiano o a Jesucristo. La dictadura progre permite nombrar a Confucio, a Buda, a cualquier ancestro mítico maya, hopi o siux, pero a Jesús ni nombrarlo. ¿Estoy diciendo que hay una conspiración contra el cristianismo? Afirmativo. Y el pueblo está aprendiendo muy bien la lección. Solo le falta el examen para nota.

Publicado en Acceso a Mis artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados

Los espíritus y la revisión del experimento de Zöllner

¿Quiénes somos, de dónde venimos, adónde vamos? He aquí los tres interrogantes más trascendentes que el ser humano tiene planteados. Sobre los dos primeros, a través del tiempo se han desarrollado variadas teorías científicas y filosóficas, más o menos demostrables, a las que acompañan buenas dosis de fe; fe en los dogmas científicos, que los hay, y muchos. La tercera pregunta, a dónde vamos, es la de mayor enjundia, dado que se refiere a nuestro futuro postmortem. Por naturaleza, y quizá por esa chispa divina a la que aluden todas las religiones y buena parte de las filosofías, el ser humano se resiste a ser unos cuantos átomos organizados temporalmente, y luego nada, simplemente polvo que vuelve al polvo. Por ello, desde que, como especie, tuvo conciencia de sí mismo, no dejó de indagar sobre el hecho de la muerte y su continuación en un más allá, que se sustancia en una vida espiritual en otros planos, con una vibración distinta, o una continuidad en otras dimensiones. Las diversas religiones, filosofías y escuelas de pensamiento, incluidas las de la New Age tienen para ello sobradas explicaciones, que sus adeptos siguen

Todas las culturas, desde las más primitivas a las más sofisticadas, han defendido la pervivencia del alma después de la vida y han elaborado rituales fara facilitar el tránsito; algunas, como la egipcia, tienen además elaboradas consignas para ese viaje a la otra vida, con claves para superar los diversos escollos, tal como leemos en “El libro de los muertos”.

Dando por hecho que el alma continúa su evolución, una vez desprendida del cuerpo, el ser humano siempre ha querido saber dónde está ese más allá misterioso, y si es posible la comunicación con los espíritus de los muertos. Esto hace eclosión en el siglo XIX, en Francia, en el que mentes inquietas, filósofos y científicos pretenden no solo demostrar la existencia y la comunicación con los espíritus, sino, además, su ubicación. Aparece la figura del médium y se conforman las doctrinas espiritistas, aunque enseguida surgen las diferencias de matiz entre los estudiosos. Conocidas son las experiencias de las hermanas Margaret y Kate Fox, en Estados Unidos, las de la italiana Eusapia Paladino e incluso el guiño de Charles Richet en su “Tratado de metapsíquica”. No obstante, la figura más representativa es Alan Kardec, prolífico escritor además de recopilador de escritos espíritas de otros lugares del mundo.

En el siglo XIX, el espiritismo hizo furor entre determinadas élites sociales, sobre todo, escritores, novelistas, filósofos, algunos científicos y médiums. Además del citado Alan Kardec, personalidades como Charles Dickens, Camille Flammarion, Oliver Lodge, Arthur Conan Doyle, Leon Denis, Charles Dickens, Victor Hugo, De Morgan, Russel Wallace y Florence Cook, en mayor o menor medida, militaron en las filas espíritas y casi todos eran masones.

España no era ajena a esta tendencia. El marqués Luis Francisco Benítez de Lugo fue uno de los pioneros de esta disciplina, al que siguieron Amalia Domingo Soler, Joaquín de Huelves Temprado y otros.

Como anécdota curiosa, hay que decir que los masones españoles de la I República impulsaron una proposición de Ley ante las Cortes Constituyentes, para incluir el espiritismo de Kardec como materia obligatoria en la Enseñanza Media, así como en la Facultad de Filosofía y Letras, y en la de Ciencias. El citado Luis Francisco Benítez de Lugo fue el encargado de leer la propuesta, el 26 de agosto de 1873, texto que no salió adelante debido al inicio de la Restauración.

En el siglo XX destacan las figuras de Antonia Tejera Reyes y Chico Xavier, autor de más de cien libros escritos mediante escritura automática. Y ya en nuestros días, vivo aún, no podemos olvidarnos de Divaldo Franco.

Las figuras de los médiums siempre han sido cuestionadas y muchos de ellos fueron acusados de fraude. Eso no quiere decir que los razonamientos y dictámenes fueran acertados. Ambos supuestos son posibles, es decir, un sujeto puede tener cualidades paranormales y, al mismo tiempo, cometer fraude en alguna ocasión. Se podrían poner varios ejemplos de auténticos paragnostas que, sin embargo, han recurrido al fraude, pero esto escapa a la pretensión de este artículo.

El caso de fraude más conocido –lo cual no quiere decir que lo fuera, vuelvo a decir—es del estadounidense, Henry Slade, que, entre otros fenómenos, practicaba la escritura automática, lo que en los albores del fenómeno se denominaba “escritura en pizarras”. Supuestamente, los espíritus escribían utilizando su mano. Slade fue acusado y juzgado en Londres por fraude. Lo que el científico, Karen Stollznow escribió sobre los fenómenos de Slade, en ánimo de ser benévolos, no deja de provocarnos una sonrisa burlona. Si bien la parapsicología aún está en mantillas, sabemos mucho más que aquellos sabios de la Society for Psychical Research del siglo XIX, que tuvieron incluso la osadía, diría yo, de acusar también a la gran papisa del esoterismo, H. P. Blavatsky, conocida y reconocida por su multiplicidad de fenómenos inexplicables. ¿Un hueso demasiado duro de roer? Siempre nos quedará la duda.

El profesor de Astronomía y Física de la Universidad de Leipzig, Johann Karl Friedrich Zöllner, que había conocido el espiritismo de la mano del científico inglés, William Crooks, sostenía que los espíritus eran tetradimensionales, es decir, se “movían” en la cuarta dimensión. Dado que Henry Slade se había especializado en un serie de fenómenos, como escribir a distancia en pizarras, atar nudos en una cuerda sin tocarla, recuperar monedas de cajas selladas e interconectar dos anillos de madera, Zöllner decidió hacer con él un experimento, en su propia casa y estando presentes, en varias sesiones, algunos científicos, entre ellos, Weber, Fechner y Wundt. Con este último tendría sus más y sus menos, que tampoco vienen ahora al caso. Zöllner publicó sus experiencias en un libro titulado “Física trascendental”, donde da por sentado el éxito del experimento, aunque reconocía que algunas pruebas no habían sido satisfactorias. Por ejemplo, Slade no pudo intercomunicar los dos anillos, en cambio sí se introdujeron en la pata de una mesa. Aparte de la oposición de algunos colegas, que cuestionaron el experimento, surgieron las voces de los magos, siempre dispuestos a repetir los trucos de parapsicología. Tenemos vivos ejemplos en nuestro tiempo.

El experimento Zöllner vuelve a ser noticia, porque el divulgador científico, Luis Dévora, hace una enmienda a la totalidad al cuestionar que los espíritus puedan “estar” en la cuarta dimensión. Dado que en su época (1877) aún no se había descubierto la radio y otros medios tecnológicos utilizados hoy en la investigación de esta disciplina, propone una repetición de las pruebas, a la luz de las tecnologías del momento presente.
El experimento tendría dos objetivos: 1) comprobar la relación directa o indirecta entre los espíritus y la cuarta dimensión, y 2) comprobar si pueden interactuar en nuestro plano tridimensional o si, simplemente, son meros observadores desde su cuarta dimensión.
Para el experimento se emplearán las vías utilizadas hoy en la transcomunicación: transradio, parafonías, mediumnidad.

PROPUESTA:
-Utilizar unas anillas de metal que deberían ser entrelazadas sin romperlas.
-Utilizar un billete de curso legal que debería cambiar su orientación y
tener una imagen especular.
-Introducir en una caja (Número 1) monedas. (El investigador conocerá el
número de ellas), con el objetivo de registrar con los medios tecnológicos
utilizados algún mensaje que determine el número exacto de ellas.
-Introducir en una caja (Número 2) monedas. (El investigador NO conocerá
el número de ellas) con el mismo objetivo que el caso anterior.

MEDIOS EMPLEADOS:
Todos los que ofrecen las nuevas tecnologías.

LAS PREGUNTAS SERÁN LAS SIGUIENTES:
-¿Puedes entrelazar las anillas de metal?
-¿Puedes dar la vuelta al billete en tu mundo tetradimensional y volver a
dejarlo en nuestro mundo tridimensional?
-¿Cuántas monedas hay en la caja número 1?
-¿Cuantas monedas hay en la caja número 2?

En los experimentos con parafonías y médiums, las preguntas serán las mismas; lo único que cambiará serán los medios tecnológicos utilizados.

Independientemente de los resultados de los modernos “Zöllners” –permítaseme llamar así a los investigadores de tan noble enigma— el interés por el más allá, el mundo de los muertos, la inmortalidad del alma, en definitiva, nuestro devenir evolutivo en otros planos de existencia, llámense dimensiones o lo que sea –estamos vacunados contra el síndrome adámico—continuará ocupando un lugar de honor en las mentes de los hombres pensantes.

Publicado en Acceso a Mis artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Comentarios desactivados

La impunidad de la izquierda, sus engendros y asesinatos

La sinrazón, la injusticia, el surrealismo y la demagogia más abyecta protagonizan en este momento los espacios que en tiempos mejores ocupaba información, y que hoy podemos catalogar, sin ánimo de hiperbolizar, como propaganda deshonesta. Salvo excepciones, la prensa escrita da asco, y las cadenas televisivas causan atrofia mental y espiritual. Es incomprensible, salvo en dictaduras como Cuba o Venezuela, tener un canal, como la Sexta, dando la matraca noche y día con lo mismo: contra el Estado y la Constitución, defendiendo a los rebeldes y secesionistas, el golpismo y a cuanto delincuente pulula por los horizontes de la radicalidad izquierdista; eso sí, si se milita en la izquierda se es merecedor del derecho a la patente de corso, y se puede ser traidor, prevaricador, violador, maltratador e incluso asesino, licencia para matar. Todo está bien para esta gentuza, esta “subraza” de humanos degenerados y, por supuesto, sin alma. Literalmente.PEDRO J

El día que el Gobierno aplicó el 155, escribí que había que apoyarlo y aprobé su cautela, viendo y previendo el chantaje de los socialistas y contemplando otras perspectivas. Hoy, la realidad me impele a decir lo contrario. Creo que nos están tomando el pelo y que se cocina algo a nuestras espaldas y que nos servirán aderezado con especias orientales para evitar su hedor.

No sé bien qué está pasando y quién está moviendo los hilos. Es fácil llegar hasta Rajoy y su equipo de ineptos desleales a España y a sus votantes. En estos momentos se me escapa quién es el siguiente eslabón, el illuminati que inspira su agenda. Las consignas deben ser muy claras e innegociables para atreverse a protagonizar tanto desaguisado y a ser tan traidores a las claras.

Incluso nos están haciendo perder la confianza en los jueces. Es vox populi que están actuando de acuerdo a las consignas del Gobierno. Mucha amenaza de imputar –lo cual nos consuela—pero todo se queda en nada, porque, ¡oh!, estamos en campaña, y los delincuentes, como encabezan las listas –y aún no han sido juzgados— conservan sus derechos y tienen que estar fuera, emponzoñando aún más a los catalanes y envenenando también al resto de España que contempla impotente el disparate. Estamos hartos de catalanes y de Cataluña. Estamos hartos de oír hablar a los separatistas y a sus demagogos y mentirosos defensores. Basta ya de tapar y minimizar sus vergüenzas y delitos. ¡Estamos saturados de tanta falacia!

Contra otras opiniones más severas, ponderé el auto del juez Llarena porque decía a las claras que si los golpistas volvían a delinquir volverían a prisión. Pero ahí los vemos haciendo campaña a la antigua usanza, reivindicando aquello por lo que fueron imputados. Los separatistas ven la debilidad del Estado y mantienen un pulso continuo.

El fiscal Maza se fue, lo enterramos y lo olvidamos; el fiscal Romero de Tejada, ídem de lienzo. ¿Qué ocurre con el juez Ramírez? Esperemos que no haya bacterias extrañas y todo sea debido a depresión por el violento acoso separatista. Es indignante lo que está ocurriendo. A los policías los echan de los hoteles y no pasa nada, a los jueces los agreden con pintadas, y tampoco pasa nada. Asesinan al legionario, Víctor Laínez, por llevar tirantes con los colores de la bandera española, y se hace una fiesta en las redes sociales. Ni siquiera es portada de los medios propagandísticos. ¡Era falangista!, dicen, no tenía derecho a la vida, uno menos. Nadie llora su muerte. En cambio se le canta el “Viva España” a la camarada Oltra y es noticia nacional, porque es incitación al odio. ¿Nos están volviendo locos? ¿Lo estamos ya? ¿Hasta cuándo la impunidad de la izquierda? ¿Hasta cuándo estas señoras tan feas de cuerpo y alma –literal también— van a seguir imponiendo sus majaderías y manipulando con sus eufemismos de laboratorio?

Publicado en Acceso a Mis artículos | Etiquetado , , , , , , , , , | Comentarios desactivados

El caso Maza, otro enigma para nuestra historia.

Cuando tuve noticia del ingreso del Fiscal General del Estado, José Manuel  Maza, en la Clínica Bazterrica de Buenos Aires, con pronóstico grave, me eché a temblar y presagié lo peor. “Se lo están cargando”, pensé. Pero enseguida rectifiqué mi pensamiento fatalista, concediendo el beneficio de una duda razonable. Unas horas después, el fiscal había muerto de un proceso infeccioso. No tuve duda, y no solo yo, por desgracia. Muchos pensamos que las manos negras se lo habían quitado de en medio. Había razones para ello. Se había convertido en un ser molesto para los golpistas/independentistas y demás tropa afín de la izquierda radical que, a falta de argumentos, lo trataron de facha y se burlaron de él después de muerto. Que la izquierda no entiende de ética ni de estética, es bien sabido, y que no cree en la separación de poderes ni en la ley misma, también. Para ellos, decir democracia es decir gente, calle, tumulto y escrache, según a quién. Para la izquierda el voto es uno de los  sacramentos laicistas para ganar el cielo en el que no creen; a falta de más esperanzas, es un bien en sí mismo; no importa si lo que se vota es legítimo o no, o si atenta contra la esencia del ser humano. Votar, por ejemplo, si se puede o no matar a un bebé en gestación, o votar sobre aplicar la eutanasia a los niños imperfectos, a los mayores y a los enfermos, no dice mucho del hombre del siglo XXI, mucho más cercano a la barbarie de épocas pasadas de lo que presumimos. Al decir izquierda y secesionistas me refiero también a sus perversos financiadores, creadores de desorden y dolor.

Manifestación ante la capilla ardiente, en la Fiscalía.

Manifestación ante la capilla ardiente, en la Fiscalía.

Dicho esto, quiero hablar sobre el fiscal Maza, que encontró la muerte en la ciudad porteña durante un viaje institucional. El hermetismo en los primeros momentos fue total, todo lo contrario a la cacareada  transparencia. En la web “Red Adler” leemos que fue envenenado con la toxina Shiga clase Stx-2, y se informa de unos cuantos pormenores, que se complementan con explicaciones detalladas de expertos nefrólogos. La sospecha está servida. “A ver qué dice la autopsia”, decimos pensativos, y para avivar aún más la llama de la conspiración, horas después nos dicen que no hay autopsia, que para agilizar los trámites han dictaminado “muerte natural” y que la familia está de acuerdo. No lo entendemos y seguimos sospechando que alguna mano oculta acabó con la vida del fiscal que envió a los golpistas a la cárcel.

A esto se añade que los confidentes y cierta gente muy bien conectada nos habla de los sionistas y de George Soros y su Open Society, que se dedica, aparte de a comprar a periodistas y a políticos corruptos, a financiar cuanto proyecto nefasto hay en el mundo: nacionalismos, independentismos, grupos terroristas y todo grupúsculo que pueda crear inestabilidad e incertidumbre, entre ellos la CUP. Y esto no es conspiranoia, sino realidad pura y dura. Que se lo pregunten si no al jovencísimo presidente de Austria, Sebastián Kurz, que a Soros le dio un mes de plazo para sacar sus fundaciones del país. Varios medios de comunicación escritos se han hecho eco de sus palabras: “Soros está arrojando todo lo que tiene detrás de su impulso por el control global. La desinformación y la manipulación de los medios han aumentado exponencialmente de la noche a la mañana. No tenemos lugar para la complacencia. […] El espectro de Soros es el mayor desafío al que se enfrenta la humanidad en el mundo en 2017. Es un gran calamar vampiro envuelto en la faz de la humanidad, insertando implacablemente su embudo de sangre en todo lo que huele a dinero, usando este dinero para comprar políticos corruptos, periodistas y el sector público, y tratando de crear el mundo a su imagen. […] Austria ha dicho no al NOM y yo voy a defenderlo”.

Por si esto fuera poco, últimamente ha habido toda suerte de noticias sobre la injerencia de ciertos sectores de Rusia e Israel que habrían –entre otros desaguisados—, hackeado la web del Tribunal Constitucional bajo la firma de Anonymous, e intervenciones de los sionistas en la caída de los dos aviones Eurofighter que, como informamos en su día, habrían sido atacados  por una “ Directed Energy Weapon”, DEW (arma de energía dirigida portátil), un dispositivo fabricado, supuestamente, en Israel.

Los periodistas que nos hemos curtido en el arte de ver más allá de las cosas, porque es donde casi siempre se vislumbran las astillas de la verdad, no necesitamos demasiados datos para intuir ciertos hechos, aunque no tengamos las piezas completas del tablero. El entrenamiento diario nos ha hecho desarrollar un músculo muy eficaz que se llama “deducción intuitiva”. Y algunos de estos casos son “de libro”.

Expuesto todo esto y volviendo al fiscal José Manuel Maza y su inesperada y misteriosa muerte, es sorprendente el velo de encubrimiento que se ha tendido en torno al caso. Es como matarlo otra vez después de muerto. Nadie habla, nadie opina, nadie pregunta. Aunque, en privado, el que más y el que menos, tiene su opinión al respecto, muy contraria a la hipótesis oficial.

Es muy criticable que se hayan  gestionado tan mal sus momentos póstumos. No se entiende que no se le haya practicado la autopsia. ¿Es que nadie de su entorno ni del Gobierno tiene una duda, aunque sea mínima? Si esto ocurriera en nuestra familia, sin duda, pediríamos explicaciones y exigiríamos el dictamen de un forense independiente. En el caso del fiscal, debería haberse hecho, aunque solo fuera para disipar dudas y acallar bocas. El caso Maza lo estudiarán los historiadores venideros, como hoy se investiga la muerte de Prim, de Carrero Blanco u otros magnicidios. De momento, en público o en privado, con censura o sin ella, se habla de unos hechos nada claros y de un tratamiento inmerecido a un hombre que tuvo por estandarte la Justicia. ¡Un enigma más en nuestra historia!

Publicado en Acceso a Mis artículos | Etiquetado , , , , , , , | Comentarios desactivados