España a pique en manos de los golpistas

Si al ciudadano le hubieran dicho hace unos años –pocos—a dónde nos estaba conduciendo este sistema, gobernado por gente en la sombra que casi nadie conoce, no lo hubiera creído. Ahora, muchos ya se están atreviendo a hablar de ellos y a decir sus nombres públicamente. El nombre de Soros aparece cada dos por tres y ya pululan incluso los “sorólogos” youtuberos oportunistas, porque la cosa vende. No me refiero a Rafapal, que lleva toda la vida atando cabos y despejando incógnitas. Sus textos y vídeos son muy aprovechables y es obligatorio leerlos, porque dicen verdades de a puño, aunque, a veces, su afán analítico-profético peque de pelín exagerado. Él cree que se está gestando una guerra civil, cuyo germen es el golpe de Estado catalán, propiciado y financiado por los sionistas. Para entenderlo hay que ir más allá de las politiquerías de andar por casa que nos cuentan las teles y los medios de masas. Los diarios digitales libres y extraoficiales son hoy las auténticas plataformas de información. Lo hablaba con un amigo hace unos días en medio de un pasmo recíproco por la situación actual. Estamos asistiendo al derrumbe de lo bueno y positivo del sistema, como es la defensa de la vida, de la verdad, de la ley, del ciudadano honrado, de las instituciones, de las fuerzas del orden, en fin, de todo eso que crispa a las personas de bien cuando se asoman cada hora a la noticia.

El disparate y el esperpento parecen haberse adueñado de nuestra España. La cosa viene de atrás, pongamos que desde que Zapatero llegó a la Moncloa y se rodeó de aquella panda de indocumentados amorales para desgobernar el país. Es cierto que la corrupción creció con cada gobierno de todo signo, y que el enchufismo, el tráfico de influencias, la prevaricación, el cohecho, con sus tres por cientos, áticos y canales –esas debilidades que padecen los políticos—ya estaban ahí desde el famoso Juan Guerra del cafelito, y no digamos nada si echamos la vista atrás hasta Negrín y el resto de rateros. Pero con Zapatero empezó un tipo de corrupción inédita hasta el momento: la prostitución de la verdad, de lo recto, de los valores. Con él empezó la lluvia ácida que se lanzó sobre la sociedad española para envenenarla moralmente. Y así la encontraron Sánchez y la “sin título”, los nuevos okupas de la Moncloa, sin moral y dispuestos a arrasar, con el empuje de Podemos, los filoetarras, los golpistas y los periodistas que sirven al mal.

Sánchez es enemigo de España y de su historia. Por eso quiere reescribirla y extender la leyenda negra. Sánchez ha puesto de moda que los inmigrantes ilegales salten la valla y lancen “caca” y cal viva sobre nuestros policías. Los manteros intentaron asaltar ayer una comisaría de policía en Benicarló para robar la mercancía falsificada que les habían incautado. No lo hicieron en silencio –que también estaría mal—sino en pie de guerra, increpando a los agentes. En Cataluña, los mossos acosan y detienen a los ciudadanos que no son independentistas. Causa impotencia el pulso al Estado. La que le tenían preparada al juez Llarena no tiene precedentes, pero iba en el pacto de apoyo a la moción de censura. Todo bien pensado para el desprestigio del juez y echar abajo toda la instrucción. Y los golpistas, a casita, a reírse de todos los españoles y a repetirnos la dosis. ¡Un complot digno de pasar a la historia! Los golpistas mandan, y mucho. Sin referéndum no hay presupuestos, dicen. Estaba claro, y sabe Dios que más concesiones dice la letra pequeña.

El Frente Popular del siglo XXI, PSOE y Podemos, se siente nostálgico de su siniestro pasado y quieren reescribirlo. Ojalá la memoria histórica sirviera para sacar a la luz el tema de las checas, Paracuellos, el asalto al Banco de España y el robo del oro, el asesinato de José Antonio siguiendo órdenes de Stalin y el blanqueo de la biografía de Carrillo. Los españoles iban a alucinar. De momento, el gobierno comunista de la Moncloa ha conseguido volver a resucitar las dos Españas y ha vuelto a las andadas. Ya han retirado la misa de la parrilla de la 2 y varias cruces molestas en honor a los caídos. Pero la que más les importa es la más grande, la de 150 metros de alto que domina el valle de Cuelgamuros. Poco les importa Franco en su tumba. Es la cruz lo que les revuelve y les hace vomitar verde. ¡Como a los posesos! Pero, a pesar de la apisonadora de los decretos ley y del abuso de poder al estilo Maduro, creo que la cosa no les va a salir bien. El pueblo español aún conserva cierta cordura y saben que con esta gente vamos a la ruina, en todos los aspectos. España, de momento, no es Venezuela, aunque tengamos en el gobierno a los ideólogos del régimen de Miraflores. A propósito de Podemos y de la cruz que tanto os molesta: tenéis unos angelitos que acaban de nacer y que, por lo que sé, necesitan muchas oraciones para salir adelante. Las mías las tienen. Una cosa no quita la otra.

___________________

Publicado en Acceso a Mis artículos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El desayuno cancerígeno de nuestros niños: cereales con glifosato

La influencia de la publicidad es mucho mayor que la de cualquier razonamiento. Eso lo saben bien los publicistas, que saben cómo entrar en esas zonas profundas de nuestro cerebro, a base de estímulos. Por eso, a pesar de la controversia sobre el glifosato y su alto poder carcinógeno, el pueblo que compra aquello que se publicita, suele desoír las advertencias del principio de precaución que todos deberíamos seguir. ¡Por si acaso!, pues no es la primera vez que se habla del tema.

La polémica del glifosato empieza ya en los años 70, pero es en1995 cuando Monsanto empieza a producir sus semillas modificadas genéticamente y emplea el Roundup, su herbicida estrella, a base de glifosato. El producto es tan tóxico que acaba con todos los vegetales no modificados genéticamente, con los insectos, con los animales, con la salud humana y con el medio ambiente. Se puede decir que el glifosato arrasa, es un exterminador. ¡Todo un chollazo! A partir del 2000, al haber vencido la patente de Monsanto, este tóxico es fabricado por otras compañías, y utilizado solo o combinado con otros agroquímicos.

A pesar de los muchos estudios en contra, no faltan quienes defienden este veneno, a pesar de que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, dependiente de la OMS, ya estableció hace tiempo que era cancerígeno, cosa que llama la atención pues el citado organismo internacional recibe financiación privada de las multinacionales –Monsanto es la que más fondos aporta— y suele posicionarse casi siempre de parte del sistema. Monsanto es demandado constantemente, pero siempre gana en los grandes tribunales, porque en las “alturas” no funciona la justicia, sino otra cosa, es decir, ese entramado de intereses que está por encima de los partidos políticos y las ideologías que estos defienden. Que el glifosato es moneda de cambio entre políticos y lobbies ya nadie lo duda, y hace menos de un año tuvimos la oportunidad de ver la escenificación de las “trilerías” de los estados miembros de la Unión Europea. Su tiempo de uso en Europa finalizaba a finales de 2017, pero los mandamases claudicaron ante la gran industria y le regalaron cinco años de moratoria, en concreto, hasta finales de 2022. Hasta esta fecha, tendremos que seguir tomando productos con el herbicida cancerígeno, a no ser que los nuevos datos que acaban de ver la luz cambien las cosas. Se trata de un estudio del Grupo de Trabajo Ambiental (EGW, por sus siglas en inglés) en el que se analizan 45 productos que llevan como base la avena y cuyo resultado fue que todos, excepto dos, tenían rastros de glifosato, la mayoría por encima de los niveles considerados “seguros”.

Los cereales con restos de glifosato analizados son muy populares y frecuentes en las mesas de desayuno, sobre todo donde hay niños. Entre estas marcas cabe citar a Cherios, Quaker Old Fashioned Oats, Quaker Dinosaur Egg, Instant Oats y Black to Nature Classic Granola. No es agradable empezar el día con un producto, rico eso sí, pero que puede llevar al cáncer.

Los diferentes partidos y organizaciones ambientalistas han desempolvado las viejas reivindicaciones y han vuelto a la carga. Piden su eliminación de la agricultura, con carácter urgente. Son partidos radicales la mayoría, autores de iniciativas y propuestas surrealistas muchas veces, pero, en este caso, tienen razón. Lo peor de todo, y hay que decirlo, es que el daño hecho es muy grande. Los ríos y los acuíferos subterráneos ya presentan en los análisis concentraciones importantes de glifosato.

Y mientras el ciudadano honrado y confiado se lleva las manos a la cabeza al ver que los dinosaurios que acompañan a sus hijos en el desayuno no son precisamente buenos, ni están de broma, el gigante Bayer-Monsanto sigue, erre que erre, diciendo que el herbicida es seguro y se plantea recurrir la sentencia que tiene en Estados Unidos, condenado nada menos que a indemnizar con 289 millones de dólares a un hombre que acusa a la multinacional de ser la causante de su cáncer, a causa del glifosato.

En el otro lado estamos los soñadores que, a pesar de todo, sabemos que un mundo mejor, más justo y saludable, es posible.

___________________

Publicado en Acceso a Mis artículos | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

El gobierno disparatado de Sánchez y sus meteduras de pata

Cuando hace unos días recibí la noticia de la próxima reunión de Sánchez y Merkel en Doñana y lo que se proponían con los inmigrantes ilegales de Alemania, creí que se trataba de una más de las muchas “fake news” que recibimos a diario y la eché a la papelera virtual, sin más. Lo de convertir a España en el basurero de Europa me parecía una exageración surrealista con la intención de destruir aún más a nuestro presidente okupa. Sabiendo lo que está entrando a diario por las costas del sur, ¿tendría Merkel la desfachatez de querer encasquetarnos a sus inmigrantes? Aunque de cara a las próximas elecciones le vendría muy bien, de acuerdo a la dinámica europea del posicionamiento de los partidos antiinmigración. Esa reflexión me hice. Sin embargo, no se trataba de una noticia falsa. La reunión se produjo y se pactó que nos los van a enviar a cambio de casi nada, de cien millones, no para nosotros, sino para Marruecos que, en pago al regalo, acaba de cerrar la frontera de Melilla y está deportando negros a todo lo que da. Pues bien, lo anunciado era verdad: España se va a convertir en un país copado por esta gente deambulando por las calles. Porque Sánchez ha dicho que los quiere en la calle; le parece que mantenerlos confinados en los CIE es un castigo inmerecido. En algunos lugares de Madrid ya no se puede pasear o ir de tiendas porque lo tienen tomado las mafias de inmigrantes que se reparten los negocios. En Lavapiés da miedo ir por la calle pasadas las diez de la noche. Es uno de los lugares donde la policía tiene que andar con pies de plomo, ¡no vayan a molestarse los ilegales! El mundo al revés.

Al hablar de temas “delicados”, como el de la inmigración masiva, nos hemos acostumbrado a declarar que no somos xenófobos. Yo lo hice en muchas ocasiones, pero hoy quiero manifestar lo contrario o, más bien, puntualizar. Me considero xenófoba e incluso mala cristiana, si me apuran, si los ilegales a los que hay que admitir ponen en peligro la estabilidad del país que, bien o mal, hemos construido entre todos y es el nuestro. No me refiero a que se lleven todas las prestaciones y viviendas que deberían entregarse a los necesitados compatriotas, que también, sino al malestar que están creando en todas las comunidades donde viven, dentro y fuera de España, queriendo imponer sus costumbres, saltándose las leyes del país de acogida, formando guetos donde se aplica la sharia, a los que la policía no osa entrar, construyendo mezquitas con dinero de nuestros impuestos, mientras se profanan iglesias o se invaden espacios públicos a la hora del rezo mirando a la Meca. (Y mientras aquí se acoge a los refugiados –y a los paramilitares que vienen camuflados con armas, para hacer la guerra en su momento—los refugiados cristianos son perseguidos en todo el mundo, hecho que Theresa May reconoció públicamente hace unos días, al tiempo que expresaba su solidaridad con “las minorías religiosas que están recibiendo persecución en cualquier parte del mundo”. Se refería a los cristianos).

Soy xenófoba –¿usted no?— contra los que agreden a mujeres, llegando en muchos casos a la violación e incluso al asesinato, hechos ante los cuales las autoridades hacen la vista gorda e incluso justifican su comportamiento amparándose en sus costumbres.

Soy muy xenófoba – ¿usted no?— contra los que saltan la valla lanzando cal viva sobre nuestros policías, que cumplen con su deber. Soy xenófoba, en fin, contra todos los que saltándose la ley y el orden hacen la vida imposible a los españoles de Ceuta y Melilla. Y lo soy también contra los manteros que, además de invadir las calles y perjudicar a nuestros comerciantes que sí pagan impuestos, dan palizas a turistas y crean una imagen sucia y poco atractiva de España.

En los medios, salvo excepciones, al servicio de la izquierda radical, acostumbrados a la mentira y a la tergiversación, se manipula con todo descaro, en la propia cara y a la luz del día. El masonazo Allende, en su discurso durante el Congreso Nacional de Periodismo de Izquierda, en 1971, lo dejaba así de claro: “La objetividad no debería existir en el periodismo […], el deber del periodista de izquierda no es servir a la verdad, sino a la revolución”. Esta frase ayuda a entender mejor la dinámica seguida por los medios, porque hay que reconocer que en el mundo global se está produciendo la revolución de ideas más importante de la historia. El corte de cabezas se realiza con guillotinas invisibles y virtuales, puestas en marcha por el motor de la ingeniería verbal y social.

En estos medios al servicio de lo peor de la condición humana se niega el efecto llamada, cosa que hasta el más tonto sabe. ¡Cómo no van a venir! Esto es jauja para ellos. Y Sánchez los necesita para votos. De hecho, quiere agilizar los trámites de los ilegales para que voten en las municipales, aunque no haya compromiso de reciprocidad con el país de origen. Carmena los adora y organiza desayunos con ellos –se ve que se siente muy sola—y hasta les permite actuar como pregoneros en las fiestas para despotricar contra nuestras fuerzas del orden. Esto me saca de quicio, y me pregunto por qué no se vuelven a sus países si aquí la policía es tan mala y los españoles somos tan xenófobos. Esto va también para la ignara Romi Arce, que mejor estaba ayudando a sus compatriotas indígenas que “desayudando” a los madrileños; va también para la independentista, disfrazada de monja, Karam; para Echenique, tan feo por fuera como por dentro, para Fachín, facha de la extrema izquierda, y para Pisarelo que anda estos días presumiendo de cargo por Argentina. Que se quede allá. Yo estaría dispuesta a pagarle los alfajores de por vida. ¿Me queda algún listillo más de allende el océano?

En este verano tan raro, donde todo está en equilibrio inestable, incluso los rayos del sol, vamos de sobresalto en sobresalto y no dejamos de hacernos preguntas. ¿Hasta cuándo durará mucho la pesadilla Sánchez y equipo? ¿Será cierto que el PSOE ha subido tanto en intención de voto? Si es así, ¿por qué no convocó elecciones aprovechando el tirón de la novedad? Ahora se le está viendo demasiado el plumero. Todo él es puro humo, pura foto, pura pose con o sin gafas en el Falcon. Lo de su mujer en el IE, sin título, está causando ampollas entre los profesores universitarios, y con razón. Se ve que la irregularidad es cosa de familia, porque también pende sobre él el tema de la tesis, realizada por el equipo de Miguel Sebastián. Hay varios testigos de este hecho. ¿Para cuándo este asunto en los medios? Otro de los logros que hay que reconocerle a Sánchez es el nepotismo practicado a lo bruto y por la vía de urgencia. Creo que no le queda a nadie por colocar. Salvo Franco que, de momento, sigue en el Valle de los Caídos. ¡Menudo juego para las teles ávidas de morbo!

Dónde está la calculadora Soraya es otra de las preguntas que nos hacemos. ¿Andará en su elemento “cloaquil” natural a ver si lo del máster de Casado tiene recorrido en el Supremo o no? ¿Esperará órdenes del Bilderberg? ¡La jueza Rodríguez-Medel se las trae! Eso sí que es prevaricar por nada. ¿O es por algo? ¿Quizá trabaja para Soraya? Así las cosas, ya nada nos extraña. Pero esto está retrasando el arranque del nuevo PP de Casado, y ahora es vital para hacer frente al peligro que tenemos ya encima. Estamos en manos de un gobierno psicópata y desnortado con un montón de frentes abiertos.

La modificación del Código Civil, mediante decretazo, es un despropósito y tiene a los juristas en pie de guerra, por su inconstitucionalidad. Según esta modificación, los hombres, por el mero hecho de tener un sexo masculino, van a poder ser privados de la patria potestad por los servicios sociales de los Ayuntamientos. Bastará el informe administrativo de una femen –o varias—, y el pobre padre se quedará sin ningún derecho a la presunción de inocencia. ¿De verdad esto es igualdad? Las mujeres que decretan esto no parecen mujeres sino auténticos monstruos. ¡¡Ya decía Carmena, ¡otra vez ella!, que los hombres llevan el maltrato en los genes!! Se ve que está haciendo doctrina. Ya está bien de persecución.

Volviendo a los inmigrantes –véase que me niego a llamarles migrantes, que es lo políticamente correcto ahora— en el próximo artículo daremos algunos datos sobre los paramilitares de la Boko Haram que están entrando de Nigeria, Sudán, Ghana y Costa de Marfil, las mentiras que nos cuentan los medios y los políticos, y los millones que nos cuestan al año. Todo obedece a un plan diabólico de destrucción de Europa, del cual los practicantes del buenismo son cómplices. ¿Se han fijado en las fotos que todos están fuertes y que no hay desnutridos con moscas?

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
✉ periodista@magdalenadelamo.es

Publicado en Acceso a Mis artículos | Etiquetado , , , , | 1 comentario

Casado representa la ilusión y la renovación, Soraya lo viejo y la podredumbre

A estas alturas yo no pongo la mano en el fuego por ningún político, ni me guío por las apariencias, ni me dejo seducir por los piquitos de oro. He visto amigos con trayectorias profesionales impecables en sus campos, que al entrar en política han ido echando a perder su trayectoria, envenenados por la pócima del poder, que acaba enfermando crónicamente a quien la toma. Es algo que no he podido superar. Viene esto a cuento de la pugna Soraya-Casado, tema sobre el que se ha dicho ya casi todo. soraya casadoNo sé si Casado es una garantía, por lo que decía antes, o si también se va a dejar seducir por los cantos de sirena, como sus predecesores. Pero, como tantos españoles, necesito creer en un “caudillo”, si me permiten, capaz de combatir al PSOE comunista de Sánchez/Podemos, con toda la patulea de golpistas catalanes, vascos, valencianos e incluso gallegos, de feminazis de la manada y de anormales sexuales que superan el listón de Germaine Greer, Kate Millet, Shulamit Firestone e incluso del excéntrico y abominable Foucault o el pervertido icono de la izquierda, Kinsey. La situación está llegando a unas cotas de surrealismo insospechadas. Lo que ayer nos parecía algo impensable, hoy ya forma parte de los manuales de entrenamiento en ingeniería verbal/social. Es de vergüenza el uso por parte de la progresía casposa y amoral, de eufemismos, mentiras y teorías recién inventadas para el nuevo “ministerio de la verdad”. Lo sorprendente es que la mayoría de la gente permanece en la estupidez más absoluta con los ojos puestos en el móvil, o votando a los de Master Chef o a Supervivientes. Yo no sé si Ouspensky tenía razón, pero talmente parece que muchos –incluye a las muchas— de los que pululan por los alrededores de la Moncloa y Villatinaja, no la tienen.

Soraya tampoco tiene alma, al menos, eso parece. Pero a ella de da igual, porque no cree en esas cosas. Soraya no tiene ideología. Está en el PP porque llegó a trabajar como técnica, pero podía encajar en Podemos, en Ezquerra, en el PSOE, o en cualquier otro partido capaz de otorgarle el poder que ella necesita para compensar, quizá, alguna carencia. Su talla política es, ciertamente, directamente proporcional. No así su ambición, que supera cuanto hayamos podido imaginar. Estos años en el Gobierno, aparte de ayudar a Rajoy a hundir el partido, preparando el advenimiento del Frente Popular del siglo XXI, se dedicó a preparar su sucesión. De ahí que haya ido desbancando a los que pudieran ensombrecer sus aspiraciones como presidenta.

Casado representa la ilusión, la renovación, las ganas de volver a votar al PP. Soraya huele a rancio, a todo lo que nos hizo dar la espalda al PP. Soraya huele a subida de impuestos, a coqueteo con los filoetarras y los golpistas. Soraya huele a proyecto agonizante.

Por eso es la preferida de los que odian a España y de los que aspiran a gobernarla. Como los extremos se tocan, es la candidata de Vox y de Ciudadanos. De sobra saben Santi Abascal y Albert Ribera que si Pablo Casado pone en marcha lo que promete y consigue ilusionar a los más de cuatro millones de huidos del PP, no tienen nada que hacer. Pero también es la candidata de Podemos y de Sánchez, porque saben que con ella el PP irá a menos, hasta reducirse a la nada y, además, pactará gustosa una reforma de la Constitución al gusto de los separatistas; y, lógicamente, también es la candidata de los golpistas, porque, según “Es Radio”, desde su posición de vicepresidenta no solo ayudó a financiar el golpe de Estado de Cataluña, sino que ordenó tapar los oprobios contra nuestras fuerzas del orden, no fueran a molestarse los de los lacitos amarillos.

Muchas son las razones indicadoras de que Sáenz de Santamaría es la candidata ideal para acabar de destruir el Partido Popular. Por eso es posible que se alce con el triunfo, pues, aparte de los apoyos interesados de los compromisarios que viven de la mamandurria política, cuenta con otros apoyos más sutiles. Y aquí entramos de lleno en el análisis profundo de la situación, para el cual hay que incorporar otras piezas. Veamos: al Nuevo Orden Mundial, no le interesa un partido defensor de los valores clásicos del humanismo cristiano, tal como reza –aún—en los estatutos del PP. En la agenda del NOM está la destrucción de la Europa de hoy de raza blanca. Soraya es Bilderberg, como Cebrián, obediente a los mandatos de la masonería mundial. Casado, de momento, no, y eso ya es una garantía.

George Soros, que como ya expresamos en otro artículo está apoyando el golpismo catalán, visitó a Sánchez en la Moncloa para darle órdenes y ofrecerle su dinero sucio. No voy a insistir en el perfil de este personaje siniestro porque ya lo hice en varias ocasiones, pero sí quiero resaltar que su fundación Open Society, que controla unas cuantas ONG, ha sido expulsada de varios países. En España, por lo que me cuentan, está queriendo instalarse en Cataluña, para controlar mejor el proceso de balcanización de España, acoso a jueces, derribo de cruces, operaciones de memoria histórica, revueltas feminazis y cuanto proyecto descabellado pueda aparecer, aparte de un acoso constante a la Monarquía. La nueva irrupción de Corina y la insinuación de la fiscal de investigar al rey emérito tampoco es casual que aparezca en este río revuelto. Todo esto, en España, canalizado a través de la prensa y TV progres antiespañolas, Roures, tentáculos y esclavos menores. Soraya, por cierto, algo tendrá que decir algún día en los tribunales acerca de esas operaciones de fusiones ilegales para seguir difundiendo la leyenda negra a través de esta gusanería.

Hace unas semanas echamos chispas contra Italia por el tema del Aquarius. Pero es que allí sí se han hecho eco del Plan Soros, que incluye la migración de cien millones de africanos a Europa en los próximos años. Si esto no es diabólico, díganme qué es. Y como de Soros no puede venir nada bueno y sí mucho malo, hay que destacar una noticia luctuosa que apunta directamente a él. El periodista Bechir Rabani, que investigaba los tejemanejes del multimillonario y su relación corrupta con el periodista de la izquierda radical Robert Aschberg, apareció muerto en extrañas circunstancias, según la Policía. Curiosamente, Rabani había prometido tirar de la manta y sacar a la luz toda la verdad. La alta política está manchada de sangre. Es triste, pero es así.

Faltan pocos días para que se decida el fin del PP o su renovación y continuidad. Si hace falta un milagro para que Casado triunfe a pesar de la maquinaria del partido y su corrupción institucionalizada, recemos. Soraya lo acusa de ser el instigador del vídeo que corre por las redes y pide a la dirección que lo investigue. No es para tanto. El vídeo no es porno, ni mucho menos, y solo muestra la realidad, es decir, que los de la renovación que acompañan a Soraya, como Arenas, Villalobos o Montoro llevan toda la vida viviendo del partido. El título del vídeo no puede ser más acertado: “Cómo vais a renovarnos”. Me temo que de ninguna manera.

Dicho todo esto, en estas elecciones no solo se decide un candidato, sino temas que traspasan nuestras fronteras. El resultado de la elección nos dará muchas pistas para analizar el futuro próximo de España y de Europa.

 

 

Publicado en Acceso a Mis artículos | Etiquetado , , , , , , , , , , | 1 comentario

Las SS, Soros y Sánchez: plan para destruir a España y al Rey

Esto no ha hecho más que empezar, pero los raíles de Sánchez se encaminan hacia la destrucción de España, en todos los sentidos y de todas las maneras posibles: económica, social y moral. Pero esto no es ninguna sorpresa. Siempre supimos de su vocación podemita de izquierdista enfermizo, porque se puede ser socialista civilizado como Paco Vázquez, que se declaraba socialista, católico y heterosexual –una rara avis en extinción— o chequista, feminazi, como Sánchez, y, prácticamente, todo su ejecutivo déspota y de cuota. A decir verdad, estas féminas están donde están por cuota ganada por su radicalismo e ideología laicista, que no es lo mismo que laicidad, pues, mientras la laicidad defiende y protege la libertad de culto, el laicismo impone la antirreligiosidad, es decir, la persecución de curas, porque, curiosamente, estos maestros de la discriminación solo aplican el laicismo contra los católicos. Les molestan las iglesias y lo que representan, pero subvencionan mezquitas y babean con la cultura de los de La Meca. Pero esto, repito, no ha sido ninguna sorpresa. Antes de pactar con las sectas independentistas, filoetarras todos ellas, tras prometer el rompimiento de la España de los Reyes Católicos –que, por cierto, creo que eran franquistas—, y volver a los tiempos oscuros de la República y la guerra, ya le veíamos la baba con el radicalismo de Podemos, y ya avisaba con arremeter contra el Concordato y eliminar a los viejos, con la congelada ley de “muerte indigna” del infausto Zapatero. De sobra sabíamos lo que se nos avecinaba; así que, ya lo esperábamos y sabemos que es capaz de lo peor, aunque una cosa es imaginarlo y otra padecerlo. Y se ve que tiene mucha prisa. Alguien le urge a cumplir, a la vez que le respalda. Voy con eso enseguida.

El canciller de Austria

El canciller de Austria, Sebastian Kurz le dio 28 días de plazo a George Soros para sacar fuera del país sus fundaciones Open Society.

La subida de impuestos era de esperar; la izquierda siempre lo hace, siempre acogota, por eso hemos criticado tanto a Rajoy por imitarla. La aplicación con mano dura de la ley de memoria histórica, también estaba anunciada, con prisión incluida para quienes no se ajusten a ella. Deduzco que harán falta más cárceles –pondrán a construirlas a los inmigrantes que Carmena hace amago de legalizar—, o tendrán que soltar a los terroristas, golpistas y a toda la escoria social que cumple condena, a fin de dejar sitio para los peligrosos que nos atrevemos a decir que, gracias Franco, España no se convirtió en una república soviética, que la nación prosperó una vez superada la posguerra, que se hicieron muchos “milagros” sociales, que había mucha menos corrupción y que ojalá pudiéramos recuperar muchos de los valores del franquismo.

El tema de las pensiones, Sánchez lo tiene fácil y, prácticamente, resuelto: eutanasia para viejos y discapacitados, al estilo nazi. La muerte provocada de los viejos supondrá un gran ahorro para el Estado. Empezará suavemente, de manera voluntaria y, poco a poco, con la ingeniería verbal/social/cultural se irá domando a la sociedad para el cambio de paradigma. Comprendo que nuestra sociedad está atontada, y de nada servirá si les pido que investiguen la dinámica que se siguió en otros países, donde los viejos no quieren acudir a urgencias por temor a que los seden.

El daño moral que trae la izquierda radical es irreparable. Una vez que se inicia la pendiente resbaladiza ya no hay vuelta atrás. Digo radical, porque no hay que olvidar que Pedro Sánchez es comunista, ista, ista. Solo se diferencia de ellos en la vestimenta y en que parece que se ducha más. Será por lo de las saunas del suegro, que imprimen carácter, o porque hace mucho footing por su recién estrenado jardín presidencial, que si no es por la moción y la prevaricación del juez de la Gurtel, ni catarlo.

Y para implementar todos los daños posibles y algunos más, Sánchez tiene una ayuda impagable: alguien que orquesta tras bambalinas y financia. Lo sabíamos y lo hemos escrito, pero para los no informados no pasaba de ser pura especulación. Ahora ya es de dominio público y quizá a algunos empiecen a encajarle las piezas. Me refiero a la visita, fuera de agenda y de manera velada, del siniestro Soros al palacio de la Moncloa. Le aplico el calificativo de siniestro, con justicia. Otros prefieren calificarlo de magnate e incluso de filántropo, palabra caída en desprestigio, gracias a tipejos de este jaez. Hablé en varias ocasiones de este multimillonario, símbolo y ejerciente de la masonería internacional, relacionado con el NOM y los cambios sociales a nivel global.

La visita de urgencia de Soros es la peor noticia desde la llegada de Sánchez. Es muy clarificadora e indica quién manda y quién mueve los hilos. Sánchez es solo el muñeco del guiñol, pero también es cierto que sin muñeco no hay escena. La visita pone de manifiesto algo que ya habíamos dicho: que “los amos del mundo” tienen prisa. Algo debe irles mal para este apresuramiento. Quizá, como me decía un amigo, tienen miedo que la resistencia se organice y se produzca un despertar general. Hasta ahora nos habíamos quedado en la pura idea sin pasar a la acción, trabajando cada uno por su lado casi en solitario. Sin embargo, veo en el día a día una serie de sincronicidades que me hacen pensar que en mucha gente se está produciendo el “clic”. Algo se está forjando en el nivel energético, que está a punto de concretarse en el físico. Quizá por eso tengan tanta prisa, ¡y miedo!

Aunque de Soros he hablado en otras ocasiones, conviene dar algunas pinceladas sobre el personaje. A través de sus fundaciones Open Society que operan en todo el mundo, aporta sumas astronómicas para implementar proyectos desastrosos para la humanidad, en el orden político, económico, social y moral. Es experto en desestabilizar países y devaluaciones de moneda. No en vano se sospecha que está detrás de la caída de la libra esterlina en 1995 y se dice abiertamente que provocó la quiebra del Banco de Inglaterra. Financia, además, la desestabilización de naciones. Por eso el canciller de Austria lo invitó el año pasado a abandonar el país con sus fundaciones. Y lo decía con la frescura de sus 31 años, sintiéndose, quizá, capaz de cambiar el mundo: “El pueblo de Austria ha rechazado el Nuevo Orden Mundial, y es mi deber y mi privilegio defender su voluntad. […] El espectro de Soros es el mayor desafío al que se enfrenta la humanidad en el mundo en 2017. Es un gran calamar vampiro envuelto en la faz de la humanidad, insertando implacablemente su embudo de sangre en todo lo que huele a dinero, usando este dinero para comprar políticos corruptos, periodistas y el sector público, y tratando de crear el mundo a su imagen”. Ojalá otros políticos hicieran lo mismo.

Soros fomenta y apoya los independentismos. Está hasta el cuello en el golpe de Estado de Cataluña, incluyendo el Diplocat, la TV3, Omnium y ANC, los CDR y todo lo que rodea el golpe. Por eso Puigmemont está tan protegido por jueces y gente el clan Soros. Por eso cuando hablamos de los sionistas y los masones que están detrás del golpe, no se entiende, y se mira para otro lado. Este falso filántropo apoya asimismo la inmigración ilegal. Está involucrado en el tema del Aquarius y la entrada camuflada de los soldados nigerianos de Boko Haram. Según el atrevido Eladio Fernández “las ONG de Soros son el arma sin armas de la OTAN”. Parece que el Aquarius fue otro caballo de Troya, nada que ver con lo humanitario, y sí con una estrategia militar de invasión de Europa. Hablaré de esto en otro artículo.

De Soros puedo estar hablando hasta el amanecer, como Sherezade, sin temor a que me corten la cabeza, porque siempre hay relato para el día siguiente. Este personaje con cara de demonio –ver foto—, en el transcurso de una cena en Davos, a primeros de año, anunció que Facebook y Google tenían los días contados. Dijo que obstaculizaban la innovación y amenazaban la democracia. ¿No será justo al revés? Lo que les digo: temen que la resistencia se organice. Por eso, no nos extrañaría que empezaran a querer controlar, con excusas paternalistas, como el tema de menores, la cuestión terrorista o argucias varias. ¿Se va entendiendo?

No hay tema en el que Soros no haya puesto su mente maquiavélica y su negro corazón para implementar el mal, el caos y la disensión. Así, aparte de lo dicho, está detrás de la financiación de la LGTB, del orgullo gay, de las feministas de género, de las femen, de las leyes del aborto y la eutanasia, de las feminazis del 8 de marzo que querían cortarles los huevos a los hombres, desvirtuando así el honroso Día de la Mujer trabajadora.

¿Por qué no se dice todo esto y nos tienen entretenidos con las manos de Sánchez, el perro y el chascarrillo del día? Pues porque la sociedad debe permanecer dormida en la ignorancia, con su glándula pineal calcificada y ocupándose de bobaditas intrascendentes, y mucho pan y circo a su disposición.

Soros es un auténtico embajador del mal y quiere lo peor para España, que forme parte de la gran dictadura mundial de pensamiento único. Este es el personaje que se reunió con Sánchez. A Felipe González también le leyeron la cartilla en su día; recordemos su foto con Kissinger; después pusieron al orden a Rajoy, y ahora le toca a este tontilón. Lo malo es que a este le gusta, disfruta. Nos han quitado a Dios, ahora toca quitarnos la patria y el Rey. ¡Y miren que no soy monárquica!

.

Publicado en Acceso a Mis artículos | Etiquetado , , , , , , , | Comentarios desactivados