Sobre Mi

P1221310

Soy periodista. Mi profesión es una de las más interesantes. Es tan vibrante e intensa que no permite desconectar nunca el radar. A mí me gusta el periodismo duro, contar la verdad. Por ello he sido vetada en varias ocasiones. Más allá de las paranoias, sí he podido constatar la existencia de las famosas “manos negras”. Quizá algún día, cuando cumpla más años, lo cuente. Los pilares que sostienen mi trayectoria son el análisis político y social, la defensa de la vida y el mundo del misterio. Estos dos últimos, absolutamente antisistema.

He publicado nueve libros de diferente temática. El último, al que le tengo un cariño especial por los buenos momentos que pasé, primero investigando y después escribiéndolo, se titula El códice de Clara Rosenberg, una novela cuya acción transcurre en el Camino de Santiago.

Aparte de este blog personal, me ocupo de Ourense Siglo 21, una especie de prolongación de la revista que dirigí durante seis años, que se editaba en papel, una suerte de ventana al mundo a través de la cual muestro las excelencias de la hermosa provincia en la que viví los últimos años, Ourense, la ciudad del oro, de las aguas termales y de la cultura; no en vano, Ourense es conocida como la Atenas de Galicia.

La televisión ocupó muchos años de mi vida. Aunque presenté programas de contenidos tan diferentes como el misterio o la salud, las entrevistas y el debate político-social han estado siempre presentes. Hasta el mes de julio pasado dirigí y presenté el programa La Bitácora, en Popular TV Galicia. ¡Otro medio de comunicación víctima de la crisis!, y de otras cosas.

También escribo artículos de análisis político que se publican en varios medios. Quienes dicen que soy demasiado crítica y ácida, están en lo cierto. Se puede decir que no me muerdo la lengua, ¡con todo lo que eso conlleva!, pero siempre pretendo seguir los dictámenes de mi conciencia.

Durante años me había resistido al Facebook. Creía que no me aportaría nada y que, en cambio, sí me iba a robar tiempo. Pero un amigo me convenció de que dedicándome a escribir, tengo que estar activa en las redes sociales. Al final, he creado mi muro y estoy encantada. Eso sí, procuro no agobiarme si paso dos semanas sin subir nada. Todo depende del tiempo, que apenas me llega para todo lo que quiero hacer.

La editorial La Regla de Oro ediciones, de la cual soy directora, me ocupa mucho tiempo, pero me proporciona muchas alegrías y buenos momentos. Leer manuscritos, valorarlos, publicarlos y, por fin, ver al autor con su libro en la mano es un auténtico “momentazo”.

Ahora estoy terminando mi décimo libro, Casi nada es lo que parece, que lleva como subtítulo Conspiraciones contra la humanidad, un libro sobre las grandes mentiras del sistema o, dicho de otro modo, las verdades prohibidas.